Trivipedia

(Cinco páginas llenas de bronca. Ah, catársis, quién te necesita, Lacan.)

OK, esa parte tiene que volar.

Entonces, resumiendo.

Trivipedia es una colección de modelos mentales, herramientas de análisis, simplificaciones atroces y atrozmente útiles. Cosas fundamentales, como teoría del juego, curvas de Bell, propiedades emergentes, dosis mínima efectiva, errores comunes producto de cómo está armado el cerebro humano, errores comunes producto de cómo está armado el pensamiento occidental, errores comunes producto de ser un pelotudo emocionalmente discapacitado convencido de que en realidad es un pensador racional y con sentido común. No sos la persona más inteligente en la historia del mundo, y nadie puede llegar a ser la persona más brillante en la historia del mundo en todas las disciplinas del todo.

Vamos a lo concreto. Te peleaste con tu novia, estás acomodando tu vida, no podés con la vida. Un psicólogo que coordina estudios de neurología con resonancias magnéticas funcionales, un monje que pasó ocho años meditando mirando una pared. Un emperador del imperio romano, educado por todos los hombres más experimentados y competentes de europa. La experiencia colectiva de todos los hombres más capos en cada disciplina en todo el mundo. La experiencia y el conocimiento de esos tipos está a un par de googles de distancia, y vos le preguntás a tus amigos qué hacer. Y después no entendés por qué las cosas no salen como querés.

Hay, claro, un problema. Además de desinformados, estamos malinformados. El formato "una revista por mes", o noticiero 24hs, o un artículo de blog por semana, tiene un costo: hay que decir algo, haya algo que decir, o no. Entonces tenemos la doble situación donde practicamente todos los problemas que vas a tener en tu vida tienen una solución brillante por un tipo siento setenta y cuatro veces más inteligente que ese tipo que conocés que pensás que es re capo y cuya opinión buscas para cosas importantes. Pero esa solución, que en principio ni buscaste, cuando la buscás, está escondida en un océano de mala informacion, apoyada en malos argumentos, citando mala ciencia.

Trivipedia es un poco la respuesta a eso.

Mi vuelta de taladro, perforando un milímetro más en esta lucha estúpida contra gigantes. Estúpida porque estoy luchando contra la estupidez, y eso en sí mismo es una estupidez. Lo que se es que no hay que luchar contra los estúpidos, hay que aprovecharse de ellos. Y no me digas que eso es malo, que hay que educarlos. Educar a un estúpido es luchar contra él. Y eso es estupido. Por eso este blog es una estupidez. Y por eso soy un estúpido: porque no puedo ver a un estúpido reventarse la cabeza contra la pared producto de su propia estupidez. Me cuesta no querer ayudarlo. Pero cuando lo querés ayudar, te muerde la mano y te escupe y te vomita encima y te odia. Porque confunde estar bien con estar mal. Porque es un estúpido. Y ya te escucho diciendo "ah, vos sabés mejor lo que la otra persona quiere que la persona misma." Y me doy cuenta de que estoy hablando con un estúpido. Porque si vos ves a una persona patinándose en su propio vómito tratando de embocarle a unas venas reventadas con la jeringa llena mientras se ahorca el brazo con un cinturón tirado con los dientes no le vas a creer cuando esa persona te diga que está bien, que no la estás ayudando. Esto es lo mismo, pero en otro nivel.

Tener una buena vida requiere tomar buenas decisiones. Buenas decisiones requieren buena información, y separar la buena información de la estupidez, sumergirme en un océano de artículos imbéciles escritos por tipos que no tenían tiempo de investigar bien, o referencia para diferenciar bien de mal, artículos imbéciles escritos por tipos que te quieren vender algo, y artículos imbéciles escritos por tipos que creen que saben más de la vida que todos los tipos brillantes que jamás vivieron, en todas las disciplinas juntos.

Genial, no tengo tiempo de editar esto. Feliz año nuevo. Lo publico así como está. Fue.

Guerra del Arte - Segunda Entrega



*RESISTENCIA ALCANZA SU MAXIMO PODER EN LA LINEA DE LLEGADA*

Ulises casi llegó a casa años antes de su regreso definitivo. Itaca estaba a la vista, tan cerca que los marineros podían ver el humo de los fuegos de sus casas en la costa. Ulises estaba tan seguro de estar a salvo que se tiró a dormir una siesta. Fue ahí que sus hombres, creyendo que había oro en una piel de buey entre las pertenencias de su comandante, agarraron el tesoro y lo abrieron de un tajo. La bolsa contenía el Viento en Contra, que el Rey Eolo había embotellado para Ulises cuando el vagabundo había tocado tierra antes en su isla bendita.

Los vientos salieron explotando, llevando a las naves de Ulises de regreso a lo largo de cada milla de océano que habían atravesado con tanta dificultad, haciéndolos sobrellevar todavía más pruebas y sufriementos antes de, al final. sólo, el llegará a casa para siempre.
El peligro alcanza su mayor tamaño cuando uno alcanza a ver la línea de llegada. En este punto Resistencia sabe que estamos a punto de vencerla. Golpea el botón de pánico. Comanda un último asalto y nos golpea con todo lo que tiene.
El profesional debe estar alerta para este contraataque. Estate atento al final. No abras la bolsa de viento. 


RESISTENCIA RECLUTA ALIADOS

Resistencia es, por definición, auto-sabotaje. Pero hay un peligro paralelo contra el que también tenemos que protegernos: sabotaje por otros.
Cuando un escritor comienza a sobreponerse a su Resistenia - en otras palabras, cuando ella se va sentando a escribir - se puede encontrar con que ellos cerca suyo comienzan a portarse raro. Se pueden poner de mal humor, cabizbajos, se pueden enfermar: ellos pueden acusar al escritor que está despertando de "estar cambiando," de "no ser el mismo de siempre". Cuanto más cerca estén estas personas del escritor que está despertando, más bizarro van a comportarse y más emoción van a poner detras de sus actos.
Están tratando de sabotearla.
La razón es que ellos está forcejeando, consciente o inconscientemente, con su propia Resistencia. El éxito del escritor que está despertando se vuelve un reproche a ellos. Si ella puede vencer a estos demonios ¿por que ellos no pueden?
Muchas veces parejas o amigos cercanos, a veces familias enteras, van a entrar en acuerdos tácitos donde cada individuo jura (inconscientemente) mantenerse empantanado en el mismo bajón donde ella y todas las visitas amargas se han acostumbrado a estar. La mas alta traición que puede cometer un cangrejo es pegar un salto buscando el borde del balde.
El artista que está despertando debe ser despiadada, no solo con ella misma sino con otros. Una vez que cruzaste al otro lado, no podés volver atrás por tu amiguito que se eganchó el pantalón en el alambre de púas. Lo mejor que podés hacer por ese amigo (y te lo diría el mismo, si realmente es tu amigo) es atravesar la pared y seguir cruzando el pantano.

La mejor y única cosa que un artista puede hacer por otra es servir como un ejemplo y una inspiración.

Ahora, vamos a considerar el siguiente aspecto de Resistencia: síntomas.


RESISTENCIA Y PROCRASTINACION

Procrastinación es la manifestación mas común de Resistencia porque es la más fácil de racionalizar. No nos decimos a nosotros mismos "nunca voy a escribir mi sinfonía." En lugar de eso nos decimos, "voy a escribir mi sinfonía; lo que pasa es que voy a empezar mañana."


RESISTENCIA Y PROCRASTINACION, PARTE DOS

El aspecto más pernicioso de la procrastinación es que se puede volver un hábito. No solo los ponemos nuestras vidas hoy; las posponemos hasta estar en nuestro lecho de muerte.
Nunca te olvides: en este mismo momento, podemos cambiar nuestras vidas. Nunca hubo un momento, y nunca lo va a haber, cuando estemos faltos del poder de alterar nuestro destino. Este preciso segundo, le podemos dar vuelta el partido a la Resistencia.
Este mismo segundo, podemos sentarnos y hacer nuestro trabajo.


RESISTENCIA Y SEXO

A veces Resistencia toma la forma de sexo, o una preocupación obsesiva con el sexo. ¿por que sexo? Porque el sexo da una gratificación inmediata y poderosa. Cuando alguien duerme con nosotros, nos sentimos validados, que nos aprueban, hasta amados. Resistencia se hace una fiesta con eso. Sabe que nos distrajo con una dosis barata y fácil, y nos mantuvo alejados de hacer nuestro trabajo.
Por supuesto que no todo sexo es manifestación de Resistencia. En mi experiencia, podés darte cuenta por que tan vacío que sentís después. Cuanto más vacío te sentís, más seguro podés estar de que tu verdadera motivación no era amor ni siquiera lujuria sino Resistencia.
No hace falta decir que este principio aplica a drogas, irse de compras, masturbación, TV, chusmerio, alcohol, smartphone, y el consumo de todos los productos que contienen grasa, azúcar, sal o chocolate.


RESISTENCIA Y PROBLEMAS

Nos metemos en problemas porque es una manera barata de obtener atención. Un problema es una copia barata de la fama. Es más fácil ser agarrado en la cama con la mujer del Consejo directivo que terminar la tesis sobre la metafísica de los grupos variopintos en las novelas de Joseph Contar.
La mala salud es una forma de problema, como lo son el alcohol y las adicciones a las drogas, propensión a accidentes, todas las neurosis incluyendo cagarla compulsivamente, y cosas tan aparentemente benignas como los celos, llegar tarde todo el tiempo, poner bachata al mango en tu carcacha destartalada con luces negras. Cualquier cosa que lleve la atención a nosotros a través de medios libres de dolor o artificiales es una manifestación de Resistencia.
La crueldad a otros es una forma de resistencia, así como lo es el estar dispuesto a soportar la crueldad de otros.
La artista que está trabajando no va a tolerar problemas en su vida porque ella sabe que los problemas la previenen de hacer su trabajo. La artista que trabajas exilia de su mundo todas las fuentes de problemas. Ella atrapa el impulso a hacer lío y lo transforma en su trabajo.


RESISTENCIA Y HACERSE MALASANGRE

Crear telenovelas en nuestras vidas es un síntoma de Resistencia. ¿Por qué poner los años de trabajo diseñando una nueva interfaz de usuario cuando podés obtener la misma cantidad de atención trayendo a casa un novio con antecedentes penales?
A veces familias enteras participan inconscientemente de una cultura de hacerse drama. Los chicos llenan el tanque, los adultos arman los lasers, la nave entera se tropieza de un capítulo estremecedor al otro. Y la tripulación sabe como mantenerla andando. Si el nivel de drama baja mas allá de cierto umbral, alguien aalta a subirlo. Papá se emborracha, mamá se enferma, Marta aparece en la iglesia con un tatuaje de Onda Vaga. Es más divertido que una película. Y funciona: nadie hace una puta cosa.
A veces pienso en Resistencia como una especie de gemelo malvado de Papá Noel, que va de casa en casa, asegurándose de que todos estén bien cuidados. Cuando llega a una casa que está enganchada en hacerse drama, sus cachetes colorados brillan y se va saltando detrás de sus ocho pequeños renos. Sabe que en esa casa no se va a trabajar nada.


RESISTENCIA Y AUTOMEDICACION

¿Ingerís regularmente cualquier sustancia, controlada o no, cuya función es aliviar la depresión, ansiedad, etc? Te ofrezco la siguiente experiencia:
Una vez trabaje como escritor para una gran empresa de marketing en Nueva York. Nuestro jefe solia decirnos esto: inventen una enfermedad. Piensen la enfermedad, decía, y podemos vender la cura.
Desorden de Déficit de Atención, Desorden Afectivo Estacional, Desorden de Ansiedad Social. Estas no son enfermedades, son estrategias de marketing. No las descubrieron médicos, las hicieron en una agencia de creativos.
Depresión y ansiedad pueden ser reales. Pero también pueden ser Resistencia.
Cuando nos drogamos para aplacar el llamado de nuestra alma, estamos siendo buenos ciudadanos y consumidores ejemplares. Estamos hacienndo exactamente lo que las publicidades de la TV y la la cultura pop materialista nos estuvo lavando el cerebro para que hagamos de nacimiento. En lugar de aplicar autocumplimiento, auto disciplina, retrasar la gratificación y rompernos el culo laburando, simplemente consumimos un producto.
Mucho peatones fueron mutilados o matados en el cruce de calle entre Resistencia y Comercio.


RESISTENCIA Y SER UNA VICTIMA

Los doctores estiman que entre el setenta y el ocheta porciento de su negocio no tiene que ver con la salud. La gente no está enferma, se está haciendo drama. A veces la parte más dura de trabajar como médico es no partirse de risa. Como observó Jerry Seinfeld en sus 20 años de ir a cenar con chicas: "Tiene mucho de pretender estar fascinado."
La adquisición de una condición médica le presta un significado a la propia existencia. Una enfermedad, una cruz que cargar. Algunas personas van de condición en condición, curan una, y otra surge para tomar su lugar. La condición se convierte en una obra de arte en sí misma, una sombra del verdadero acto creativo que la víctima esta evitando al estar gastando tanto cuidado y atencion cultivando su condición. 
Un acto de víctima es una forma de agresión pasiva. Busca alcanzar la gratificación no con trabajo honesto o una contribución hecha de la experiencia de uno o una revelación o amor, sino por la manipulación de otros mediante una amenaza silenciosa (o no tan silenciosa). La víctima lleva a otros a venir a rescatarlos o portarse como ella desea al tenerlos de rehén ante la posibilidad de que avance su enfermedad/brote nervioso/deterioro mental, o simplemente amenazando hacer sus vidas tan miserables que hagan lo que quiere.
Ponerse a uno en el papel de la víctima es la antítesis de hacer tu trabajo. No lo hagas. Si lo estás haciendo, pará.


RESISTENCIA Y LA ELECCION DE PAREJA

A veces, si no estamos conscientes de nuestra propia Resistencia, vamos a elegir como pareja a alguien que ha o está exitosamente sobreponiéndose a Resistencia. No estoy seguro de por qué. Quizás es mas fácil dotar a nuestro compañero del poder que nosotros de hecho poseemos pero tenemos miedo de aprovechar. Capaz es menos amenazante creer que nuestra amada esposa es digna de vivir su vida-no-vivida, mientras que nosotros no. O capaz estamos esperando usar a nuestra pareja como modelo. Capaz creemos (o desearíamos creer) que parte del poder de nuestro esposo se nos va a pegar, si tan solo nos quedáramos cerca de ellos por suficiente tiempo.
Así es como Resistencia desfigura el amor. El guiso que crea es rico, es colorido; Tennessee Williams podría haberlo convertido en una trilogía. ¿Pero es amor? Si somos la mitad que da apoyo, ¿no deberíamos enfrentarnos a nuestro propio fracaso de perseguir nuestra vida-no-vivida, en vez de colgarnos de la mochila de nuestra pareja? Y si somos la mitad que recibe apoyo ¿no deberíamos bajarnos del podio de la adoración de nuestro amado y en vez de eso darle ánimo para dejar que su propia luz brille?

El sueño de Azathot

“Por lo menos una de las siguientes conjeturas es verdadera: 1. La raza humana se va a extinguir antes de llegar a un estadío posthumano. 2. Es virtualmente imposible que cualquier civilización posthumana corra una cantidad significativa de simulacros de su historia evolutiva, o sus variaciones. 3. Estamos casi definitivamente viviendo en una simulación por computadora.
De acá se desprende que la creencia de que hay una chance significativa de que un día nos volvamos posthumanos que corran simulacros de sus ancestros es falsa, a menos que estemos en este momento viviendo en un simulacro.”
J sacudió la cabeza. Había hecho un esfuerzo para venir a ver a su amigo, y en lugar de leerle uno de sus cuentos, le estaba leyendo un paper de otro. Típico. “Primero, esas palabras no son tuyas. Segundo, eso no es un cuento, es un ensayo. ¿Dónde está el conflicto?”
“Arranqué con una cita al abstracto de Nick Bostrom…El conflicto está en hacer que te des cuenta de que estoy diciendo la verdad.”
J miró a su amigo un momento. “No sé si te van a aprobar con eso. Estas jugando con la consigna.” Sabía algo sobre cosas que otros no sabían, pero siempre salía con estas especulaciones. Se rascó la cabeza, realmente desearía que no lo hiciera justo hoy. Había venido de muy lejos. Su amigo siguió.
“Hace 40 años teníamos el pong. Dos rectángulos y un cuadrado. Hoy tenemos entornos simulados fotorrealistas que se proyectan en cascos VR, miembros ortopédicos que dan feedback directo a los centros táctiles del cerebro e inteligencias artificiales que derrotan al hombre en cualquier juego cuyas reglas entren en un cuaderno. El próximo salto de esa magnitud se va a producir en veinte años. El siguiente en diez. El próximo en cinco. Esa es la ley de Moore. Estamos surfeando la ola de poder de cómputo derecho al volcán y acá estamos, exponiendo nuestras ideas en fetas de árboles muertos.”
J se dio cuenta de que esto era importante para su amigo, y como no había nadie más en la habitación, se la iba a tener que comer él. “Ponele que sea cierto lo que decís. ¿De qué me sirve?”
“Ponete un momento en la cabeza de un posthumano. Integraste tu conciencia a una superinteli…a Google. Te subiste a la nube. Podés acceder a todo el conocimiento, tenés tu conciencia expandida, ves todo en HD, podés agarrar una impresora 3D e imprimirte un cuerpo nuevo, pero estás bárbaro disfrutando de tu experiencia con una docena de sentidos nuevos para los que ni tenemos nombre. Tu vida es fantástica.”
“Fruta. Te terminás acostumbrando. Hace 200 años trabajábamos seis días por semana catorce horas partiendo tierra con la espalda partida con un arado partido, con la ropa llena de caca. Hoy trabajamos ocho horas cinco veces por semana y nos quejamos de que apenas tenemos tiempo de ver series en Netflix y que no podemos pagarle a otras personas para que cocinen por nosotros tantas veces por mes como nos gustaría.”
Su amigo sonrió. Levantó su celular: “Si, la idea de que el tiempo es cíclico y vamos a terminar enterrados como las grandes civilizaciones antiguas. Pero ahora tenemos esto.” Miró a su celular. “Hey Google now, ¿cuál es la respuesta a la pregunta definitiva?”
Google le respondió en una voz perfectamente simpática, demasiado perfectamente simpática, que la pregunta era insuficiente.
“La pregunta definitiva, sobre la vida, el universo, todas las cosas.”
Los dos vieron una pelota de luces girar mientras una inteligencia cruda pero inconcebiblemente poderosa rastrillaba el conocimiento acumulado por la humanidad, las mejores transcripciones de jeroglíficos egipcios y mayas, pergaminos griegos sin signos de puntuación, las mil interpretaciones del Tao Te King y cada acto de onanismo intelectual jamás escrito. Incluyendo éste. Comparó, cotejó, contrastó, con las mil millones de preguntas similares que había procesado, en los últimos veinte minutos, y produjo una respuesta precisa hasta la tercera cifra decimal. No la encontró, como un mero hombre esperaría, en los resultados de un experimento desconocido, las alucinaciones de un sufí, o un cliché. Estaba en un radioteatro británico de los sesenta, un experimento con ratones que no eran ratones, o una mujer tomando café en Islington, o todas las anteriores. Las fuentes se contradecían, pero el resultado era claro. Estaba tan segura de su respuesta que produjo la imagen de una vieja calculadora digital y puso el resultado ahí, dejando claro que lo que estaba por decir era un hecho, no una aproximación.
“Tengo tu respuesta”
Su amigo le guiño el ojo a J. “¿La respuesta a la pregunta definitiva sobre la vida, el universo y todas las cosas es...?”
“42”
J se rió a carcajadas. Su amigo también, un poco, otro poco se sintió incómodo. “Es claro que faltan unos años. Pero estamos llegando.”
J decidió darle aire. “¿Para qué me sirve pensar que es cierto?”
“Sos, entonces, un posthumano con una conciencia que no puede envejecer, mil sentidos amplificados, y el acceso a un Google que te sabe recordar que no son las cosas que podés llegar a acumular lo que te hace feliz, sino el apreciar lo que ya tenés. Las personas. No es la tecnología o el conocimiento analítico sólo, sino combinado con inteligencia interpersonal. Un Google que se leyó todos los libros de psicología que hay y que sabe criarte para que seas feliz. ¿Qué sentís?”
J hizo su propio rastrillaje y recordó viejas conversaciones. “Gratitud.”
“Y entonces ¿qué hacés?”
J inclinó un poco la cabeza, concediendo un punto. “Agarro mi Playstation 173 y me pongo a jugar al GTA, para ver cómo hicieron mis bisabuelos para darme tanto teniendo tan poco.”
“¿Y qué pasa cuando te metés y ves a ese abuelo que te dio todo sufriendo con las limitaciones de un mundo que todavía maneja una economía de escasez y cree que la vejez y la muerte son constantes del universo?”
“Sos un hijo de puta. Los ayudo. Lo veo a mi abuelo y…claro, es como un álbum de fotos. Puedo ver a mi abuelo, verlo crecer, verlo sufrir, no…pará. Puedo crearme un avatar, puedo loguearme, entrar al simulacro, ser el tío ese, su mejor amigo, que veía una vez cada tanto pero siempre estuvo para darle una mano cuando lo necesitaba. Estar con él cuando se enfermó.” Su amigo lo estaba mirando fijo con esa media sonrisa insoportable que le producía el impulo de cachetearlo. “¿Qué? Ah, ¡Ah! ¿Cómo se que no soy ese amigo? No. Pará. Eso puede llegar a pasar. Pero este es el universo real. Es obvio.”
“Ponele que la humanidad llegara a ese nivel donde el equivalente de la laptop de 400usd pueda simular un universo. Cada pibe de clase media va a poder hacer uno. Si ese universo llegara a existir, va a crear cuarenta millones de universos simulados. La chance de que estemos en el original es una en cuarenta millones.”
J se río a carcajadas, y su amigo pudo notar una corriente de tristeza mal contenida chorrearse y mancharse de alegría. J miró a su alrededor, buscando algúna falla en el render de la realidad. Un pixel quemado, un error de continuidad, un tiempo de carga demasiado extenso disfrazado de un ascensor lento o una calle con mucho tránsito. Su amigo se dio cuenta y sonrió. J se paró y abrazó a su abuelo. Estaba llorando.
Su amigo se dejó abrazar, no entendía por qué, pero no preguntó.
J balbuceó, ahogado, “te extrañe mucho, hijo de puta.” Y se deslogueó un instante después de salir por la puerta.

.




----------------------------
Gracias por leer hasta el final! Podés corregir los horrores acá.