Efecto Banana

Cuanto más fantástico buscás ser, más como un pelotudo vas a quedar. Cuánte menos buscás ser canchero, más fantástico quedas.

Hace varios años estaba saliendo con una chica bastante fantástica. Eran los tiempos del MSN Messenger. Tenía a su ex en la lista. Su nick era "Lord Of Darkness" en negrita, subrayado, tachado y con rayos o murciélagos a los costados. No lo podía creer. El tipo quería quedar como un malote. Estaba quedando como un pelotudo. Un banana.
Más o menos por esa época, cada tanto nos juntábamos a jugar al counter. No jugábamos mucho porque teníamos a varios amigos que jugaban un montón y no era divertido jugar contra ellos porque vivías muerto. Uno de estos chicos de nick tenía "oj". O. Jota. Ojota. Dos letras. Ni se molestaba con las mayúsculas. Te pasaba el trapo.

Si un tipo que se hace llamar Abaddon el Exterminador te gana, es claro que es un pelotudo sin vida que se la pasa en un cyber. Si pierde, es todavía más pelotudo.
Si le ganás a un oj, está bien, ni se toma el juego en serio. Si él te gana a vos, considerá desinstalar.

Esto se acentúa en presencia de chicas. El que se esfuerza más en ser el más cool, es el menos cool. El que (aparentemente) sin intentarlo es brillante, está en otro nivel de juego.

Sorteá los obstáculos con la menor cantidad de esfuerzo visible, dejando entrever una capacidad mucho mayor.

De la manera menos sobradora. Como si fuera un juego de niños. Incluso si estás jugando al límite de tu capacidad en ese momento.