Admirar



Me acabo de enterar de que una idea que vengo sosteniendo a escondidas o exponiendo, sardónico, hace meses, que me llevo unos años de recombinar ideas de genios y mirar para adentro, es una de las 4 grandes tesis de Platón. Yo, mero mortal, basura del mundo, llegué por cuenta propia a uno de los mayores postulados de una de las mayores mentes en la humanidad. Si: tengo a mi disposición más herramientas, incluyendo sus trabajos, que están literalmentea al alcance de la mano. Bueno, me tengo que estirar un poco y correr una lata con lapiceras. Esto no es para que se arrodillen ante mi incontestable divinidad, es un recordatorio, otro más, de tener más fe en mis opiniones en contra de la masa. Más que nada porque no son opiniones tanto como…producto de recombinar el trabajo de la vida de muchos tipos mucho más brillantes que todas las personas que me voy a cruzar en la vida, combinadas. Un poco más de ese bastardo adorable, dejarlos que me detesten, algún día me van a dar la razón, si tienen suerte. Ya escucho a mi hermana tildarme de soberbio: soberbio es pensar que tu (limitadísima) experiencia de vida está al mismo nivel de la de Epicteto o el laboratorio de inteligencia artificial del Instituto Tecnológico de Massachusetts. Se que pensás que mis ideas deben ser pelotudas porque soy un pelotudo, o sea, todavía no soy billonario, algo no está saliendo como esperaba. Una cosa es saber y otra es saber hacer. Estoy trabajando en eso.

Nada de esto es magia. Dejar de mirar estupideces y ser devorado por el muro de noticias de la muerte o el ciclo kármico de noticias, está en tu poder. A menos que creas que no está en tu poder, en cuyo caso no lo está.

Dejando un poco de lado la masturbación de representaciones mentales de uno, la frase en cuestión es:

EL AMOR ES ADMIRACIÓN
(y un poco de sexy)

Amamos las cualidades del otro que nos gustaría ver en nosotros mismo. Por eso el amor propio es sano en la medida en que cultivamos en nosotros las cualidades que valoramos en los demás, por eso si te partís el alma cultivando virtudes y dejando que los vicios se sequen, se te va complicando encontrar alguien que te reviente la cabeza de verdad. Fijate cuántas personas conocés que realmente están enfocados en trabajar o estudiar, y comparalas con todas las que conocés que hacen lo mínimo indispensable. Ahora multiplicá esa diferencia por diez, porque es mucho más sencillo trabajar o estudiar que enfrentarte a tus demonios internos para volverte una versión más grande de vos mismo. Y te vas encontrando en la paradoja de ir respetándote y valorándote cada vez más, y encontrando dificultades para conocer a alguien fascinante.

Estoy seguro de que me estoy olvidando algo, y de que hay buenas chances de que me malinterpretes, o me aborrezcas, un poco porque el razonamiento está incompleto, un poco porque digo cosas que amenazan la percepción adulterada que te protege del mundo, pero más que nada porque uso palabras de pelotudo. Es cierto, me gustan como suena aborrecer. Suena a...oveja. Tiene muchas erres. Como dos. Pero esto no es un instituto de adoctrinamiento, no se supone que te convenza de nada. Es un cuaderno de apuntes online.