Trivipedia

(Cinco páginas llenas de bronca. Ah, catársis, quién te necesita, Lacan.)

OK, esa parte tiene que volar.

Entonces, resumiendo.

Trivipedia es una colección de modelos mentales, herramientas de análisis, simplificaciones atroces y atrozmente útiles. Cosas fundamentales, como teoría del juego, curvas de Bell, propiedades emergentes, dosis mínima efectiva, errores comunes producto de cómo está armado el cerebro humano, errores comunes producto de cómo está armado el pensamiento occidental, errores comunes producto de ser un pelotudo emocionalmente discapacitado convencido de que en realidad es un pensador racional y con sentido común. No sos la persona más inteligente en la historia del mundo, y nadie puede llegar a ser la persona más brillante en la historia del mundo en todas las disciplinas del todo.

Vamos a lo concreto. Te peleaste con tu novia, estás acomodando tu vida, no podés con la vida. Un psicólogo que coordina estudios de neurología con resonancias magnéticas funcionales, un monje que pasó ocho años meditando mirando una pared. Un emperador del imperio romano, educado por todos los hombres más experimentados y competentes de europa. La experiencia colectiva de todos los hombres más capos en cada disciplina en todo el mundo. La experiencia y el conocimiento de esos tipos está a un par de googles de distancia, y vos le preguntás a tus amigos qué hacer. Y después no entendés por qué las cosas no salen como querés.

Hay, claro, un problema. Además de desinformados, estamos malinformados. El formato "una revista por mes", o noticiero 24hs, o un artículo de blog por semana, tiene un costo: hay que decir algo, haya algo que decir, o no. Entonces tenemos la doble situación donde practicamente todos los problemas que vas a tener en tu vida tienen una solución brillante por un tipo siento setenta y cuatro veces más inteligente que ese tipo que conocés que pensás que es re capo y cuya opinión buscas para cosas importantes. Pero esa solución, que en principio ni buscaste, cuando la buscás, está escondida en un océano de mala informacion, apoyada en malos argumentos, citando mala ciencia.

Trivipedia es un poco la respuesta a eso.

Mi vuelta de taladro, perforando un milímetro más en esta lucha estúpida contra gigantes. Estúpida porque estoy luchando contra la estupidez, y eso en sí mismo es una estupidez. Lo que se es que no hay que luchar contra los estúpidos, hay que aprovecharse de ellos. Y no me digas que eso es malo, que hay que educarlos. Educar a un estúpido es luchar contra él. Y eso es estupido. Por eso este blog es una estupidez. Y por eso soy un estúpido: porque no puedo ver a un estúpido reventarse la cabeza contra la pared producto de su propia estupidez. Me cuesta no querer ayudarlo. Pero cuando lo querés ayudar, te muerde la mano y te escupe y te vomita encima y te odia. Porque confunde estar bien con estar mal. Porque es un estúpido. Y ya te escucho diciendo "ah, vos sabés mejor lo que la otra persona quiere que la persona misma." Y me doy cuenta de que estoy hablando con un estúpido. Porque si vos ves a una persona patinándose en su propio vómito tratando de embocarle a unas venas reventadas con la jeringa llena mientras se ahorca el brazo con un cinturón tirado con los dientes no le vas a creer cuando esa persona te diga que está bien, que no la estás ayudando. Esto es lo mismo, pero en otro nivel.

Tener una buena vida requiere tomar buenas decisiones. Buenas decisiones requieren buena información, y separar la buena información de la estupidez, sumergirme en un océano de artículos imbéciles escritos por tipos que no tenían tiempo de investigar bien, o referencia para diferenciar bien de mal, artículos imbéciles escritos por tipos que te quieren vender algo, y artículos imbéciles escritos por tipos que creen que saben más de la vida que todos los tipos brillantes que jamás vivieron, en todas las disciplinas juntos.

Genial, no tengo tiempo de editar esto. Feliz año nuevo. Lo publico así como está. Fue.